El clima es de todos

Consideramos el clima laboral como un elemento clave para el desarrollo de las estrategias corporativas; por ello recomendamos  realizar de forma periódica mediciones alrededor de este tema, que nos permita reconocer las percepciones de los colaboradores y con ellas desarrollar estrategias que encaminen a las organizaciones hacia la construcción de un gran lugar para trabajar.

Entendemos el clima laboral como el resultado de las percepciones de los colaboradores frente a sus condiciones sociales en un entorno laboral específico, las cuales determinan las dinámicas diarias de la organización, el cumplimiento de los objetivos estratégicos y la motivación de cada colaborador para desempeñarse en el cargo.

Nuestro modelo de evaluación del clima laboral indaga acerca de las dinámicas de comunicación, relacionamiento interpersonal y trabajo en equipo, reconocimiento, liderazgo y compromiso, lo cual nos permite reconocer nuestras fortalezas y la necesidad de desarrollar planes de fortalecimiento del clima enfocados en algunas de estas variables, a través de estrategias transversales para toda la organización y de la implementación de una estrategia de acompañamiento para algunos equipos priorizados en las diferentes lugares de la empresa.

¿Cómo podemos gestionar y fortalecer aquellos elementos que nos permitan construir un clima laboral favorable? 

Usualmente creemos que el proceso de fortalecimiento del clima laboral es una responsabilidad exclusiva de áreas como gestión humana o de los líderes de los procesos, siguiendo esta lógica definiríamos estrategias donde solo unos cuantos tendrían un rol activo en este proceso y donde los demás tienen pocas posibilidades para actuar ante un elemento que nos afecta a todos y en el cual todos podemos aportar.

Así pues, aunque no podemos dejar a un lado la responsabilidad que tienen los líderes y la organización en el desarrollo de estrategias que favorezcan el clima,  consideramos que este proceso tiene en cada uno de los integrantes de un equipo actores fundamentales que aportan significativamente a través de su compromiso, sus ideas, y sobre todo sus acciones en la construcción del excelente lugar para trabajar.

Por lo anterior proponemos que el primer paso para fortalecer el clima laboral, está en generar momentos de reflexión individuales que permitan reconocer la forma como cada colaborador aporta diariamente, a través de sus comportamientos, en la construcción de un clima laboral favorable, con ello empezamos a identificar como sus acciones, creencias, palabras, actitudes y emociones impactan en las dinámicas de los grupos con quienes se relaciona cada individuo y por ende en la forma en que las empresa se comporta. De esta forma, asumimos un rol activo que nos permitirá generar acciones concretas para construir, entre todos, el clima laboral que queremos.

Luego de identificar y reconocer personalmente el aporte, positivo o negativo que cada colaborador entrega para la construcción de un clima laboral favorable, podrá redefinir, si es necesario, su forma de interactuar y potencializar aquellos comportamientos que aportan de forma positiva en el mejoramiento del clima laboral del equipo.

Por lo anterior declaramos que “El clima es de todos” y por ende, su mantenimiento y fortalecimiento es responsabilidad de todos. Con  nuestros comportamientos facilitamos dinámicas positivas para construir relaciones cálidas y cercanas, canales de comunicación efectivas, prácticas de reconocimiento en las acciones diarias y un relacionamiento positivo con nuestros líderes.

La invitación es entonces a definir estrategias de fortalecimiento de clima laboral que inicien con un proceso individual de descubrimiento y de apropiación de la responsabilidad en cada uno de los colaboradores de una organización que posteriormente permita generar los cambios organizacionales que se esperan al respecto de esta temática. Y para ello puedes contar con un equipo especializado como tu aliado estratégico… NICE PEOPLE CONSULTING.

Contactanos



comentarios